La alegría marcó el Encuentro Diocesano de la Pastoral de Adultos Mayores