Niņos y niņas de Los Andes viven sus vacaciones gracias al CEVAS