Jóvenes y adultos confirman su fe en Los Andes