Jóvenes de la Diócesis de San Felipe vivieron un nuevo Encuentro Diocesano de Oración Juvenil