Mons. Contreras: “Los jóvenes tienen aquí un lugar para desarrollar su creatividad y los niños una instancia para sentir la alegría de ser acogidos y apoyados por su iglesia.”