La vida consagrada en la fiesta de la Asunción
 


16 de Agosto, 2014
Con la presencia de muchos religiosos y religiosas que viven la espiritualidad de sus fundadores en la diócesis de Aconcagua, se celebró la fiesta de la Asunción de María en la catedral de San Felipe.

La virgen santa, señaló el pastor diocesano, fue llevada al cielo como primicia de los discípulos de su hijo Jesús. La asunción celebra la “dormición” de María en los brazos de su Señor”. 

Al celebrar el día de la “Vida Consagrada” el padre obispo  agradeció la presencia de los Institutos Religiosos en la diócesis, destacando su misión junto a   los niños,  los enfermos, y ancianos. “La Iglesia necesita del testimonio de estos  hombres y mujeres que, por amor al Reino son capaces de abandonarse en los brazos de Dios viviendo en pobreza, obediencia y castidad”. “Los religiosos deben revitalizar la opción de la iglesia por los pobres”. 

En la presentación de ofrendas, los religiosos presentaron un hermoso arreglo floral como homenaje a la primera religiosa, la Virgen María quien en su canto acepta la voluntad del Señor señalando   “Hágase en mi según tu Palabra”. Al finalizar la celebración la comunidad cantó Salve Regina. 

Al igual que todos los años el P. Obispo compartió el almuerzo con los religiosos en la Casa Juan XXIII. 

A través de esta página le decimos a algunos religiosos que habitualmente no asisten, especialmente los que son de la congregación del P. Obispo que se les extraña en estas instancias de comunión y fraternidad.



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl