Emotiva celebración de las Bodas de Plata Episcopales de Mons. Cristián Contreras Molina O.deM.
 


04 de Julio, 2017
El Obispo de San Felipe acompañado de cientos de fieles, Sacerdotes, religiosas y prelados de Chile festejó el domingo 2 de julio sus 25 años de Ordenación Episcopal, en medio de una iglesia de Aconcagua agradecida de su pastor.

Pasadas las 16:00 horas del domingo 2 de julio, acompañado de una veintena de Obispos, sacerdotes, diáconos, comunidades religiosas y delegaciones de toda la Diócesis de San Felipe de Aconcagua Mons. Cristián Enrique Contreras Molina OdeM presidió la Santa Misa para agradecer por sus 25 años de episcopado.

La celebración inició con la Procesión de Entrada que partió desde el Colegio Vedruna hasta llegar a la Catedral, donde muy alegres cientos de fieles esperaban al Pastor para celebrar la Eucaristía.

En su homilía Mons. Contreras Molina recordó el llamado que recibiera, hace 25 años,  desde la Nunciatura  Apostólica para comunicarle que el Papa Juan Pablo II lo había nombrado Obispo Prelado de Calama.

En su reflexión hizo memoria agradecida de su paso por la iglesia calameña con sus comunidades, donde debió aprender a ser un obispo según las necesidades de su gente. El Padre Obispo manifestó que “en el desierto calameño muchas veces me encontré con Jesús a la orilla de una quebrada cuidando las ovejas. Lo vi en el rostro curtido por el sol  de tantas mujeres aimaras, con su aguayo a la espalda llevando a sus hijos. Vi a Jesús como un pirquinero, buscando la perla preciosa para dar de comer a su familia. También lo vi defendiendo las aguas, para que su comunidad originaria no desapareciera”.

Monseñor recordó que a 10 años de haber asumido la Prelatura de Calama, el hoy San Juan Pablo II, lo llamó nuevamente pero esta vez para ser Obispo de Aconcagua: “A los 56 años dejé el desierto, para asumir como obispo en la diócesis de San Felipe de Aconcagua…en estos 15 de 25 años de mi episcopado he gozado del cariño de los fieles, de la cercanía de los pobres y del apoyo y amabilidad de todas las autoridades que han pasado por las provincias de San Felipe, Los Andes y Petorca”.

Casi al finalizar la eucaristía el P. Roberto Gilbo CSC, Vicario General de la Diócesis, expresó palabras de afecto y gratitud al Padre Obispo, por su servicio pastoral, expresando que “sabemos que este no ha sido un clero fácil de conducir, sin embargo, agradecemos Padre Cristián por su cercanía y preocupación que ha tenido como padre por cada uno de los presbíteros y diáconos, por su acciones que muchas veces han sido silenciosas en ayuda de los hermanos más necesitados. Usted siempre ha estado disponible para escuchar con afecto y cercanía, para dar un abrazo de cariño”.

También el mundo civil se hizo presente por intermedio del Alcalde de San Felipe, Patricio Freire Canto, quien saludó a nombre de la comuna al Obispo, haciéndole entrega del escudo de Armas de la ciudad.

Una vez finalizada la liturgia los presentes se trasladaron hasta el Gimnasio del Colegio Santa Juana de Arco, donde los laicos provenientes de los tres decanatos de la diócesis expresaron su cariño y afecto al pastor de la Iglesia de Aconcagua en medio de un alegre compartir fraterno. En la ocasión se presentaron números artísticos y un grupo de hermanos hiatianos regalaron la bandera de su país a Mons. Cristián Contreras Molina como señal de gratitud por su cercanía y generosidad.

Gratitud de los Obispos

La celebración se vio realzada por la numerosa presencia de Obispos chilenos que llegaron hasta el Valle del Aconcagua para ser parte de los festejos de Mons. Contreras Molina. Entre los asistentes se encontraban los Cardenales  Ricardo Ezzati y  Francisco Javier Errázuriz. También estuvo presente el Presidente de la Conferencia Episcopal Mons. Santiago Silva Retamales, como así también  Mons. Oscar Blanco Martínez, Mons. René Rebolledo, Mons. Jorge Vega, Mons. Pedro Ossandón, Mons. Galo Fernández , Mons. Fernando Ramos, Mons. Cristián Roncagliolo, Mons. Juan Ignacio González , Mons. Horacio Valenzuela, Mons. Tomislav Koljatic, Mons. Fernando Chomali, Mons. Felipe Bacarreza, Mons. Juan Barros,  Mons. Cristián Caro, además de algunos obispos emeritos.

A ellos se sumaron algunos religiosos Mercedarios encabezados por su provincial Fray Ricardo Morales Galindo OdeM.

 

Fuente: Comunicaciones San Felipe



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl