Mons. Contreras: “Los jóvenes tienen aquí un lugar para desarrollar su creatividad y los niños una instancia para sentir la alegría de ser acogidos y apoyados por su iglesia.”
 


25 de Julio, 2014
En entrevista con el sitio web del Obispado de San Felipe el Obispo de San Felipe habló sobre el reconocimiento de la Conferencia Episcopal a los CEVAS como una instancia oficial de la Iglesia, destacando que “Un monitor debe ser un joven que dialoga con Dios, se alimenta de la Eucaristía y crece en la búsqueda de ser feliz, haciendo feliz a los demás.”

El pasado 2 de julio Mons. Ignacio Ducasse, Obispo de Valdivia y Secretario General de la CECH, por intermedio de una carta dirigida al Pbro. Ricardo Gómez Herrera,  Asesor Nacional de CEVAS,  informaba que el organismo colegiado de los Obispos en Chile “reconoce oficialmente a la agrupación CEVAS Chile, como una realidad eclesial que sigue a Jesucristo…”

Tras este reconocimiento de la CECH a los CEVAS conversamos con Mons. Cristián Contreras Molina, Obispo de la Diócesis de San Felipe de Aconcagua,  sobre el trabajo y aporte que durante largos años han entregado a la Iglesia local de Aconcagua y Petorca las experiencias de estos Centros de Vacaciones.

¿Qué le parece el reconocimiento que le ha dado la Conferencia Episcopal

a los CEVAS del país?

Cuando la Conferencia Episcopal reconoce una Institución o una actividad pastoral, es porque llega al convencimiento que se trata de un servicio inserto en la evangelización. Me alegro que los CEVAS a lo largo del país cuenten con este apoyo de todos los obispos de Chile.

Para usted, ¿Cuál es el rol que ocupan los CEVAS dentro de la Iglesia

diocesana?, ¿Cuál es el aporte que entregan?

Los Centros de Vacaciones para niños y jóvenes en nuestra diócesis, forman parte de una excelente iniciativa  que convoca todos los años,   a cientos de niños que tienen la dicha de disfrutar de algunos días de recreación en un ambiente de acogida y  cariño.  Esta organización no podría funcionar sin el apoyo de los sacerdotes, de muchos laicos y especialmente de monitores  formados permanentemente.

¿Cree que es importante que los CEVAS se funden en nuevas parroquias y diócesis?, ¿Cómo incentivar a los párrocos y obispos?

La experiencia de CEVAS en nuestra iglesia diocesana nos permite avalar su crecimiento en todas las parroquias de nuestra iglesia particular. El surgimiento en las diócesis es de iniciativa de cada pastor.  Es indudable que todo lo bueno debe ser apoyado e imitado. Los jóvenes tienen aquí un lugar para desarrollar su creatividad y los niños una instancia para sentir la alegría de ser acogidos y apoyados por su iglesia.

Un mensaje que le quisiera dar a todos los jóvenes de CEVAS de la

diócesis y del país.

La existencia de los CEVAS depende fundamentalmente de los jóvenes que se involucran en actividades  de tanta repercusión en la vida de los niños y por supuesto en la vida de ellos mismos. Una instancia tan hermosa como esta, debe ir más allá de un sano y recreativo  entretenimiento de los niños. Los jóvenes deben transmitir valores que calen en quienes están comenzando a vivir.  Los niños perciben cuando se les trata con dignidad y respeto, cuando se los escucha y se les enseña a compartir y a solidarizar con los más débiles. Los niños necesitan del afecto de ese hermano(a) mayor que los quiere y que también se hace niño o niña  porque los niños no guardan rencores ni discriminan. Cuando esto ocurre  es porque ha intervenido un adulto.  A los jóvenes les prevengo del voluntarismo. Para ser monitor  se debe crecer  en  responsabilidad y en el esfuerzo por formarse  en la vida evangélica. Un monitor debe ser un joven que dialoga con Dios, se alimenta de la Eucaristía y crece en la búsqueda de ser feliz haciendo feliz a los demás.

Comunicaciones Obispado de San Felipe



Galerias:




Documentos:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl