Lectura Orante Domingo 07 de Agosto. Lucas 12, 32-48.
 


07 de Agosto, 2016
Oración inicial: Señor ¡que venga tu Santo Espíritu! Necesitamos descubrir por donde pasa el Reino en este tiempo. Necesitamos aprender a reconocer las señales de Dios en medio nuestro. Necesitamos aprender a seguir tus pasos, a vivir el Evangelio, a comprometernos por el proyecto del Padre. Buscamos tu aliento, ¡Ven Espíritu Santo! Amén.

1Lectura. ¿Qué dice el texto?  Leer Lc. 12, 32-48. Leer pausadamente y observar la escena, fijándonos atentamente  en los detalles: personajes, diálogos, etc. Volver a leer.

 

Texto bíblico:  En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No temas, pequeño rebaño, porque su Padre de ustedes ha tenido a bien darles el reino. Vendan sus bienes y den limosna; consíganse bolsas que no se desgasten, y acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no se acercan los ladrones ni destruye la polilla. Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón. Tengan ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Ustedes estén como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre despiertos; les aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos. Comprendan que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría asaltar su casa. Lo mismo ustedes, estén preparados, porque a la hora que menos piensen viene el Hijo del hombre." Pedro le preguntó: "Señor, ¿has dicho esa parábola por nosotros o por todos?”

 El Señor le respondió: "¿Quién es el administrador fiel y solícito a quien el amo ha puesto al frente de su servidumbre para que les reparta la ración de alimentos a sus horas? Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, lo encuentre portándose así. Les aseguro que lo pondrá al frente de todos sus bienes. Pero si el empleado piensa: "Mi Señor tarda en llegar", y empieza a pegarles a los criados y a las criadas, y se pone a comer y beber y emborracharse, llegará el Señor de aquel criado el día y a la hora que menos lo espera y lo despedirá, condenándolo a la pena de los que no son fieles. El criado que conoce la voluntad de su señor, pero no está preparado o no hace lo que él quiere, recibirá un castigo muy severo. En cambio, el que, sin conocer esa voluntad, hace cosas reprobables, recibirá un castigo menor. A quien se le dio mucho se le exigirá mucho; y quien se le confió mucho, se le pedirá mucho más”.   Palabra del Señor.

 

Preguntas para la lectura:

-¿Por qué razón no deben temer los discípulos de Jesús, el “pequeño rebaño”?

-Las parábolas que propone Jesús en el  relato ¿a qué actitud o actitudes invitan? Cuál es la razón de ella o de cada una de ellas?

-¿Qué quiere decir la expresión “a quién se le dio mucho, se le podrá exigir mucho…”?

 

2Meditación. ¿Qué nos dice el texto hoy a nuestras vidas?  Dejemos que el Señor nos interpele por intermedio de su Palabra e ilumine nuestras vidas.

a)“No temas, pequeño rebaño, porque su Padre de ustedes ha tenido a bien darles el Reino”…¿Qué sentimientos y pensamientos suscitan en nosotros estas palabras de Jesús?

b)”…donde está tu tesoro…, ahí  está tu corazón…”  ¿Dónde está nuestro corazón?¿cuáles son nuestros tesoros…, eso que da sentido a todo lo que somos , a todo lo que hacemos y buscamos?

c)¿Estamos preparados para que el Señor venga en cualquier momento a nuestras vidas? ¿Qué nos pide el Evangelio al respecto?

d)”…y quien se le confió mucho, se le pedirá mucho más.” ¿Somos administradores fieles y prudentes?  En nuestras familias y nuestras comunidades ¿qué señales concretas hay de disponibilidad, servicio, acogida, prontitud? ¿qué debemos mejorar?

 

3Oración. ¿Qué le respondemos a Dios después de haber escuchado su Palabra?

La vida personal o comunidad orante se ofrece a Dios, celebrando la fe, ya sea alabando, bendiciendo, dando gracias, pidiendo…

 

4Contemplación y Acción. Nos quedamos en silencio gozando de la presencia del Señor que viene a visitarnos con aquella(s) palabra(s) que tocaron nuestro corazón.

¿Qué hacer para que nuestro tesoro y el sentido de nuestras vidas sea el Señor y así vivamos su Palabra y nos identifiquemos con El?

 

Oración final: Jesús, hoy nos animas a estar atentos y vigilantes para el momento en que Tú vengas, y a decir verdad, tendríamos que estar atentos siempre pues Tú continuamente estás pasando por nuestras vidas. Estar vigilantes contigo nos ayudará a parecernos cada vez más a Ti y eso es lo único que nos puede interesar. Ayúdanos Jesús a actuar como Tú.  Amén.

 

Fuente: Equipo de Animación Bíblica.

 

Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl