Lectura Orante Domingo 17 de Julio. Lucas 10,38-42.
 


16 de Julio, 2016
Oración inicial: Jesús, así como aquel día entraste en la casa de Marta, hoy también vienes en esta oración a mi vida. Ayúdame a ponerme espiritualmente a tus pies. Que el Espíritu Santo me libere de todas las preocupaciones, distracciones, ideas y sentimientos que me impiden ponerme a tu escucha. Amén.

1 Lectura. ¿Qué dice el texto? Leer Lc. 10,38-42. Lee despacio el texto saboreando cada palabra, escuchando, meditando y contemplando la escena para hacerte una idea del lugar. 

Texto bíblico.   38 En aquel tiempo entró Jesús en un poblado, y una mujer llamada Marta, lo recibió en su casa. 39 Ella tenía una hermana llamada María, la cual se sentó a los pies de Jesús y se puso a escuchar su palabra. 40 Marta, entre tanto, se afanaba en diversos quehaceres, hasta que, acercándose a Jesús, le dijo: “Señor, ¿no te has dado cuenta de que mi hermana me ha dejado sola con todos los quehaceres? Dile que me ayude”. 41 El Señor le respondió: Marta, Marta, muchas cosas te preocupan y te inquietan, 42 siendo así que una sola es necesaria.  María escogió la mejor parte y nadie se la quitará. Palabra del Señor.

Preguntas para la lectura.

-¿Qué personajes hay en el texto?

-¿Qué actitudes y sentimientos descubro? 

 

2 Meditación. ¿Qué me dice el texto hoy a mi vida? Preguntas para reflexionar y profundizar más esta Palabra de Salvación. 

a)”Muchas cosas te preocupan y te inquietan…” ¿En qué momentos de mi vida me doy cuenta que caigo en el activismo? ¿Me concentro tanto en la actividad pastoral que pierdo de vista la escucha del Maestro?

b)”María escogió la mejor parte…” ¿Qué me manifiesta la actitud de María? ¿Qué me refleja el hecho de sentarse a escuchar a Jesús? ¿Qué me expresa este gesto?

c) A los cristianos nos cuesta ser, a la vez, Marta y María. Si consiguiéramos esta unidad. ¿Cuál es el rostro de Iglesia que mostraríamos al mundo?

3 Oración. ¿Qué le respondo al Señor después de haber meditado su Palabra?

Abre tu corazón y tus labios al Señor con la  alabanza, pidiendo perdón,  dando gracias o pidiendo aquella gracia que necesitas en este momento.

4 Contemplación. Gusta a Dios internamente en tu corazón.

La Palabra me lleva al compromiso y a la acción, como buscar un equilibrio entre la contemplación y el servicio… ¿hago mucho por Dios, pero sin Dios…?

Oración final. Te doy gracias por revelarme las cualidades que debo tener para ser tu discípulo(a). Hoy me has enseñado que tengo que escuchar tu Palabra como lo hizo tu discípula María. Has que pueda no solo escuchar, sino ponerla en práctica también. Amén.

 

Fuente: Equipo de Animación Bíblica.

Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl