Se invita a Eucaristía en memoria don Patricio Aylwin Azócar
 


19 de Abril, 2016
Mañana 20 de abril a las 19.00hrs se celebrará eucaristía en memoria de don Patricio Aylwin Azócar, en la Catedral de San Felipe

Se invita a toda la comunidad a la eucaristía que se celebrará en el Templo Catedral de San Felipe el día miércoles 20 de abril a las 19.00 hrs, en memoria del ex Presidente de la República, Patricio Aylwin Azócar, quien falleciera en su domicilio y rodeado de su familia, a la edad de 97 años.

 

Patricio Aylwin Azócar

Nació en Viña del Mar el 26 de noviembre de 1918. Político y abogado de profesión, fue presidente del Senado de 1971 a 1972 y Presidente de la República entre 1990 y 1994, constituyéndose en el primer mandatario elegido democráticamente tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. 

Datos biográficos

Sus padres fueron Miguel Aylwin, destacado abogado y juez, que fue presidente de la Corte Suprema, y Laura Azócar Álvarez. Realizó los estudios primarios en el Instituto Salesiano de Valdivia y los secundarios en el Liceo de Humanidades de San Bernardo, Liceo Valentín Letelier de Santiago y en el Internado Nacional Barros Arana (INBA), también de la capital. Ingresó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile en 1936, donde se destacó como ayudante en las cátedras de Derecho Procesal y Derecho Civil, y redactor de la revista Mástil, del Centro de Derecho. Además, fue miembro fundador del Coro Lex, agrupación vocal donde se desempeñaba como contratenor.

Se tituló de abogado en la Universidad de Chile en 1944 y luego fue docente en la cátedra de Derecho Administrativo en la Universidad de Chile y en la Universidad Católica. Además, profesor de Educación Cívica y Economía Política en el Instituto Nacional.

Fue el primer presidente de la Academia Jurídica de los Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile, que se creó en 1939, con el fin de llenar un vacío en las actividades estudiantiles.

En 1948 contrajo matrimonio con Leonor Oyarzún Ivanovic, con quien tuvo cinco hijos: Isabel, Miguel, José Antonio, Juan Francisco y la primera ministra de Educación del Presidente Ricardo Lagos, Mariana.

Su vida pública y política

En 1945, ejerció como secretario de la Comisión de la Corte Suprema, encargada de redactar el Código Orgánico de Tribunales. Ese mismo año ingresó a la Falange Nacional. En 1949 se integró a su mesa directiva y la presidió entre 1950 y 1951. El 28 de julio de 1957 participó en la fundación del Partido Demócrata Cristiano. Al año siguiente, fue electo su presidente, cargo que mantuvo hasta 1960. Esta fue la primera de siete presidencias que ejerció en su partido durante las siguientes tres décadas.

En 1967, fue nombrado fiscal de la Contraloría General de la República.

En septiembre de 1973, al momento de ocurrir el golpe de Estado, ocupaba la presidencia de su partido. Mantuvo este cargo hasta 1976. En los meses previos al golpe, en agosto de 1973, expresó que entre "una dictadura marxista y una dictadura de nuestros militares, yo elegiría la segunda".

En 1977, junto a destacados juristas, formó un grupo de trabajo para hacer una proposición respecto de la institucionalidad futura. En 1978 el organismo se amplió y tomó el nombre de "Grupo de Estudios Constitucionales", también denominado "Grupo de los 24". Ésta fue la primera instancia de encuentro entre juristas de diferentes corrientes políticas democráticas, de la cual fue vicepresidente. Rechazó la Constitución Política de 1980 y fue contrario a su consulta pública.

En 1982, volvió a la directiva de la Democracia Cristiana como vicepresidente. Desde dicho cargo, participó en la formación de la Alianza Democrática. Asimismo, a instancias de la Iglesia Católica, impulsó el Acuerdo Nacional para la Transición a la Democracia.

Entre 1987 y 1989, ocupó nuevamente la presidencia del PDC. Participó en las negociaciones con el entonces presidente Augusto Pinochet que buscaron la aprobación de 54 reformas a la Constitución Política de 1980, las cuales fueron aprobadas en el plebiscito de 1989 y se constituyeron como el primer paso hacia una transición pacífica a la democracia. En 1988 colaboró por la campaña del «NO» para el plebiscito de ese mismo año. También fue vocero de la Concertación de Partidos por la Democracia. En 1989 fue designado candidato a la presidencia de la República por esa misma agrupación para la elección presidencial de ese año.

Su elección como Presidente de la República

El 14 de diciembre de 1989 Aylwin enfrentó como candidato al economista y ex-ministro de Pinochet, Hernán Büchi (del bloque Democracia y Progreso), y al empresario Francisco Javier Errázuriz Talavera, autodefinido como "de centro-centro", resultando triunfador con un 55,2% de los votos. Así, Aylwin se convertiría en el primer presidente democrático en casi 17 años y el segundo democratacristiano en el país, además de ser el primer presidente de la Concertación de Partidos por la Democracia.

Su obra como estadista

Entre los principales hitos de su gobierno está la creación de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, presidida por el jurista y ex-parlamentario Raúl Rettig, que dio a conocer en marzo de 1991 el llamado "Informe Rettig", destinado a restablecer la convivencia nacional y aportar luz sobre las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar, sobre la base de antecedentes de muertos y desaparecidos.

Además, destacó el auge económico que llevó a Chile a crecer a ritmos de un 7% anual, basado en la promoción de una serie de reformas económicas, así como mantener y consolidar otras reformas que fueron impulsadas durante el gobierno militar, que permitieron a más de un millón de chilenos salir de la pobreza, fundamentándose en mantener la prudencia fiscal, una economía abierta, el crecimiento de la exportación, un sector privado fuerte y otras reformas iniciadas el régimen militar que buscaban la consolidación de un libre mercado y lo que su gobierno denominó "crecimiento con equidad". Esto trajo alentadoras cifras como la reducción de la inflación a la mitad quedando en el 12,7%; el desempleo se contrajo hasta el 4,5% y la tasa de ahorro no bajó del 24% de la misma manera se registraron notables crecimientos en los índices de inversión foránea. Asimismo, se destacan las leyes de política indígena, que culminaron con la creación de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

Con Aylwin arrancó la estrategia de apertura comercial a los demás países de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) a través de acuerdos bilaterales de desarme arancelario. En el mismo plano de las relaciones internacionales, se dio una política impulsora de la participación en la comunidad internacional. Este ejercicio se ideó como una política de Estado que buscaba representar lo más posible los intereses del país, abriendo la participación a todos los sectores y por encima de los intereses partidistas. Las giras presidenciales promovidas reinsertaron al país en la comunidad internacional y se recuperó el terreno que se había perdido durante los años de aislamiento del régimen militar. Se adoptaron a su vez sendos acuerdos de relación económica con México, Argentina, Venezuela, Bolivia y Colombia, una antesala de verdaderos acuerdos de libre comercio así como la recuperación del diálogo comercial con Estados Unidos para integrar a Chile en el Sistema General de Preferencias Arancelarias, igualmente como antecedente para un acuerdo bilateral de libre cambio.

A pesar de dejar de ser el jefe de Estado, Augusto Pinochet siguió siendo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, y le tocó a Aylwin, como Presidente, hacer frente a las implicaciones del caso de los «pinocheques», que desembocaron en los «ejercicios de enlace» y el «boinazo».

También fue anfitrión en Santiago de la XXI Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en junio de 1991, y de la VII Reunión del Grupo de Río, en octubre de 1993.

Se acostumbra a identificar también el gobierno de cuatro años de Patricio Aylwin como el de la transición, porque fueron primordiales los acuerdos entre las autoridades y la oposición. Buscando en Chile el tránsito del largo periodo de la dictadura al funcionamiento normal de la convivencia democrática, libertad y la paz, sin traumas ni quebrantos insuperables basado en la moderación y cordura. El país logró progresar, en la estabilidad política democrática, crecimiento económico y el desarrollo social.

En 1994 le sucedió el también democratacristiano Eduardo Frei Ruiz-Tagle, el cual venció en las urnas con un porcentaje incluso superior al conseguido por Aylwin.

Actividad posterior a la Presidencia

Posteriormente, Aylwin continuó activo en la vida política del país, como presidente de la Corporación Justicia y Democracia, de la que había sido fundador en 1994. No fue senador vitalicio, pues la Constitución de 1980, en su redacción primitiva, reservaba esa prerrogativa a los presidentes que hubiesen ejercido su cargo por lo menos durante seis años (la Constitución en la actualidad ya no contempla esa institución), pero en 2000 se aprobó una enmienda constitucional que otorgó inmunidad jurídica a los senadores vitalicios que renunciaran al cargo, haciendo extensivo el beneficio a Aylwin.

Fue encargado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de presidir la Comisión Latinoamericana y El Caribe sobre Desarrollo Social.

En 2001 el presidente Ricardo Lagos lo designó para presidir la Comisión de Verdad Histórica y Nuevo Trato con los Pueblos Indígenas. El 20 de julio de 2001 el Consejo Nacional del PDC le designó presidente temporal de la formación como mejor solución ante la crisis de liderazgo provocada por una caótica inscripción de candidatos que gatilló la salida de su timonel, Ricardo Hormazábal.

El 27 de enero de 2002 resultó electo Adolfo Zaldívar (líder de la facción más conservadora y hermano de Andrés Zaldívar, a la sazón presidente del Senado) para tomar relevo a Aylwin, quien aprovechó la instancia para anunciar su despedida de la actividad política.

Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl