Intensa Semana Santa se vivió en El Almendral de San Felipe
 


30 de Marzo, 2016
Destacamos algunos signos y momentos importantes que marcaron en forma muy decisiva la actitud de los fieles, la profundidad y la alegría de las diversas celebraciones en esta comunidad parroquial.

Las celebraciones de Semana Santa en nuestra Parroquia, como es ya costumbre, reúnen a un gran número de personas y de familias en torno al Señor y su Iglesia, aun cuando a lo largo del año ellas no siempre se acercan al templo.  

El Domingo de Ramos, con la  Procesión y Bendición de Ramos, fue el momento de mayor número de fieles presentes en la Liturgia y con gran entusiasmo.

Luego, el Jueves Santo, con el Lavado de pies en la Cena del Señor, hay que destacarlo por lo hermoso que resultó.  Había gente de la sede parroquial y de nuestras dos Capillas: del Tambo y de la Troya.  Había también hombres y mujeres, adultos, adultos mayores, jóvenes y niños.          

El Viernes Santo, con la Adoración de la Cruz que, en el caso de nuestra Parroquia, los Cuasimodistas tienen un papel preponderante en ella.  Ellos son quienes llevan la Cruz hasta el altar y, después de adorarlo, bajan al Señor de la Cruz y lo colocan sobre el altar, como si fuera su Sepulcro. 

Más tarde, como ya es tradición desde hace muchos años, los Jóvenes de la Parroquia presentan el Vía Crucis en vivo. Es realmente muy impresionante poder “vivir” el Camino de Cruz del Señor de una manera tan cercana, atrayente y muy profunda.  Nuestros jóvenes se compenetran de la persona a quien cada uno representa y vive esos momentos con mucha fe y amor, contagiándonos a todos.     

Una gran multitud de familias con niños y gente mayor rezaban, cantaban y seguían al Señor, junto a María, Su Madre, el Cireneo, la Verónica, las mujeres de Jerusalén y los soldados romanos. El texto de las Estaciones era un Vía Crucis de la Misericordia.  Momentos especialmente conmovedores fueron la XII Estación con la muerte del Señor en la Cruz, vivida en forma muy real  y la XIII Estación, donde María acoge a su Hijo en su regazo, lo acaricia y le canta. 

El sábado en la noche, después de un día de silencio y recogimiento, vivimos la Resurrección del Señor en la Vigilia Pascual

El Domingo de Resurrección fueron los niños quienes gozaron más que nadie cuando, al final de la Misa, nuestro Párroco los invitó a acercarse, para recibir una bendición especial y compartir con ellos los tradicionales huevitos de Pascua.  

Son muchas las familias que, con sus niños, desde las nuevas Villas que hay en el territorio parroquial, llegan hasta nuestro Templo para celebrar la Eucaristía Dominical.  Para ellos es ya una tradición acercarse al altar al final de la Misa.

Fuente: Parroquia Almendral San Antonio de Padua



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl