Monasterio del Espíritu Santo de Auco celebra 500 años del nacimiento de Teresa de Ávila
 


16 de Octubre, 2015
Con una eucaristía presidida por Mons. Cristián Contreras Molina, Obispo de la Diócesis de San Felipe se efectúo la celebración de la fiesta de Santa Teresa de Ávila y la clausura del V centenario del nacimiento de la reformadora de la Orden Carmelitas Descalzas.

En la capilla del Monasterio del Espíritu Santo, ubicado en el Santuario de Auco, este 15 de octubre la comunidad de las Madres Carmelitas Descalzas celebraron la Fiesta de Santa Teresa de Jesús de Ávila, ocasión en la cual se clausuraron los festejos por los 500 años desde el nacimiento de esta Doctora de la Iglesia. La misa que fue encabezada por el Padre Obispo Cristián Contreras M. fue concelebrada por el R.P. Danilo Yáñez Ossandón OCD Rector del Santuario de Auco y los presbíteros Cristóbal Miranda Vilches, decano de San Felipe y Gerardo Herrera Castillo, párroco de La Asunción de Los Andes, las hermanas Carmelitas Descalzas, y un pequeño grupo de peregrinos que llegaron hasta el lugar. 

Al cumplirse 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Ávila, en su homilía Mons. Contreras Molina destacó algunos de los aspectos más relevantes de la vida y obra de esta Doctora de la Iglesia, expresando que “Teresa supo que, dando su vida por todos, Jesús le había marcado un rumbo y le pedía que siguiera sus huellas y que, andando junto a Él, también ella podría contribuir a cambiar la historia, a transformar la ciudad terrena en ciudad de Dios, a dibujar sobre este mundo el Reino. Ella desde los 7 años comenzó a leer la vida de los santos y además fue creciendo en su corazón el deseo de salir a misionar e ir al encuentro de los hombres. Al pasar los años ella va comprendiendo que Cristo, es su Amado, Dios se le revelaba preocupado por la historia, preocupado por los hombres y mujeres de todos los tiempos”.

 Más adelante el pastor diocesano continúo resaltan que “hoy cobra plena vigencia el legado y testimonio de Santa Teresa de Ávila, especialmente cuando estamos celebrando el año de la vida consagrada, y ella nos invita a comprender que somos peregrinos y debemos ser capaces de desprendernos, pero también tener una vida que sea consecuente con las enseñanzas del evangelio. También nos invita a estar en constante dialogo con Dios, entender el valor del silencio y la soledad”.

 Celebrar el V Centenario de Santa Teresa es, sobre todo, descubrir que ella nos desafía a transformar nuestro mundo más justo y más humano. Recordarla tiene el poder de hacernos consciente de cuánto podemos hacer para que cambien las cosas, al tener una vida más comprometida, más de acuerdo con el Evangelio de Jesús, el Evangelio del amor.

 Esta celebración fue seguida por medio de Radio Encuentro FM, la que llevó a todo el Valle de Aconcagua la transmisión de la Santa Misa.

 

Fuente Comunicaciones Obispado de San Felipe

 



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl