Iglesia de Aconcagua celebró Asunción de la Virgen y la Vida Consagrada
 


17 de Agosto, 2015
Nuestra diócesis celebró, el sábado 15 de agosto, la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, fecha en que también festejamos el Día de la Vida Consagrada.

Con una misa solemne celebrada a las 12:00 hrs. en la Catedral de san Felipe, la Iglesia de Aconcagua celebró este sábado la festividad de Asunción de la Virgen y la Vida Consagrada. La ceremonia fue  presidida por monseñor Cristián Contreras Molina OdeM y concelebrada por los presbíteros Alberto Requénez,cp y Ricardo Cortés, junto a diferentes congregaciones religiosas que están presentes en nuestra diócesis y prestan su servicio pastoral en diversos ámbitos, tales como: educación, cuidado de enfermos, hogares de menores y hogares de ancianos.

En parte de su homilía, el pastor diocesano expresó:  “damos hoy gracias a Dios por la vida consagrada y especialmente por la vida de la mujer consagrada, quien se destaca por el servicio que realiza acompañando a cientos de laicos en momentos de dolor. Además tiene la valentía de ir a donde pocos van, es por ello nuestra gratitud, porque han sido muchos los religiosos que llevaron la Buena Nueva a diferentes rincones de nuestra Diócesis”.

Más adelante, Monseñor Contreras se refirió a la compleja situación que vive nuestro país al ser acogido a trámite legislativo la despenalización del aborto,  manifestando “Las tres situaciones que plantea el proyecto son excepcionales y dramáticas. En cada situación particular puede ocurrir que el dolor se viva al límite. Lo sabe la Iglesia, porque parte de su misión es acompañar en el sufrimiento a esas personas y sus familias, antes, durante y después de una experiencia devastadora que nunca esperaron y que nunca olvidarán, en las cuales el aborto en ningún caso aporta sanación a dichas vivencias traumáticas. El aborto nunca es terapéutico”. 

Para finalizar realizó un especial llamado a todos los presentes a orar por las mujeres que están embarazadas para que el Dios de la vida las cuide y proteja.

Posteriormente los religiosos y religiosas se dirigieron a la Casa de retiro de Juan XXIII para compartir un almuerzo. Este fue un momento muy especial para cada uno de los presentes, ya que fue un momento de fraternidad y alegría.



Galerias:


Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl