Pascua del Diácono Permanente de Daniel Vega Riquelme
 


10 de Julio, 2015
Comunicamos a la comunidad diocesana la Pascua del Diácono don Daniel Vega Riquelme, Q.E.P.D. acaecida este mañana al medio día. Sus restos están siendo velados en la Parroquia Nuestra Asunción de Los Andes y sus funerales serán el día de mañana, sábado, a las 16:00 Hrs., en el mismo templo que él amó y sirvió durante tantos años.

Unidos en oración de gratitud al Señor por lo que fue la vida de don Daniel, su fidelidad al Evangelio y a su familia, también rezamos por su esposa Dinora Vargas Lobos y por sus hijas que lo acompañaron en su ministerio diaconal.

BIOGRAFIA DEL DIÁCONO

DANIEL VEGA RIQUELME

 

 

Nacido en Potrerillos, el 29 de Abril de 1945.

 Fue monaguillo de pequeño en su ciudad de Potrerillos,  después entró a los franciscanos belgas, porque le sentía un llamado al sacerdocio, además que en esos años participaba en la JEC.

 A los catorce años ingresó a la Escuela de Minas en Copiapó donde se recibió como técnico en topografía.  Después de egresar de la escuela, trabajó en minas en la Tercera Región.

 Se casó con Dinora del Carmen Lobos Navea el 29 de Abril de 1967 en la Catedral de Copiapó.  Tuvieron tres hijas, Dina Marcela, Ximena del Carmen y Pamela Alejandra.  El matrimonio luego de vivir en Copiapó se trasladó al El Melón donde vivieron algunos años, para posteriormente radicarse en la ciudad de Los Andes.

 En lo laboral fue durante muchos años  jefe de topografía en CODELCO División Andina.

Junto con su esposa comenzaron su servicio pastoral en esta Iglesia local en la Capilla Ntra. Sra. de Las Nieves de Saladillo, lugar de residencia en ese momento. Desde donde se trasladaban a la Parroquia Ntra. Sra. de La Asunción a prestar su servicio pastoral en la  Catequesis Pre Matrimonial.

 Su matrimonio fue marcado fuertemente por la  obra de Dios en su vida y en su familia como una comunidad de amor.  Su esposa lo ayudó a profundizar su fe.  Desde 1982 que Daniel participó con su esposa en el Movimiento Cursillos de Cristiandad del cual ha sido su Asesor Diocesano en estos últimos años.  También vivió la experiencia de Nazaret.

 Hombre de fe, de una profunda piedad y espiritualidad,  con la convicción de que el  Señor es  el  centro de toda su vida. Se preparó  y forjó su alma a  la luz de la Palabra y de la oración.  Importante en  su vida fue su núcleo familiar, especialmente su esposa Dinora, quién lo acompañó y apoyó en su ministerio.

 El día 10 de Agosto de 2003 fue ordenado Diácono Permanente en la Catedral de San Felipe, por el obispo diocesano Mons. Cristián Enrique Contreras Molina, O. de M.

 Daniel vivió  el Diaconado como un compromiso al que el Señor lo llamó para ser fiel a Él y a la Iglesia.  En su deseo de servir más y comprometerse más con el Señor aceptó el encargo diocesano de ser el coordinador del 1% a la Iglesia, en el año 2004 animando así a las comunidades a comprometerse en el sostenimiento de sus parroquias. 

 Un gran hombre de Dios donde se conjugaron una gran cantidad de virtudes: amabilidad, cordialidad, respeto a la persona, cortesía, de buen corazón, un GRAN CABALLERO.

 

 

Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl