Los profesores de religión deben “apuntar a formación espiritual del Alumno”, afirmó el nuevo Encargado de Educación de San Felipe
 


10 de Enero, 2019
La mañana del jueves 10 de enero en el programa conducido por Jonathan Cantellano en Radio Encuentro FM el recientemente nombrado Encargado de Educación de la Diócesis de San Felipe de Aconcagua habló sobre el proceso de idoneidad y la importancia de las clases de religión en los colegios.

En conversación en el programa Encuentro Matinal el nuevo encargado de Educación de la Diócesis de San Felipe de Aconcagua, Diácono Patricio Miranda Olea, dialogó junto a Jonathan Cantellano sobre el mundo educacional y su importancia de esta para la Iglesia local.

Al iniciar el diálogo el Responsable de educación hizo un repaso de su carrera en el mundo de los colegios y su experiencia como profesor de Castellano en establecimientos educacionales de Santiago y en el Liceo de Llay Llay y de sus 10 años al mando del DAEM de esta misma comuna.  

El conductor del Matinal de Radio Encuentro le consultó a Patricio Miranda sobre la importancia que la Iglesia tiene en la educación a lo que el diácono respondió que “la parte espiritual forma parte de la formación del ser humano, entonces es necesario que la Iglesia como la formación espiritual que tiene que irnos entregando este preocupada de la formación de los niños, de los jóvenes”.

En la entrevista se le consultó sobre el proceso de idoneidad al que se debe someter cada profesor de religión a lo que el Diácono afirmo: “tiene que ver más que nada con el testimonio de vida de la persona. En el caso puntual de aquellas personas que son titulados como profesores de religión nosotros no podemos poner en duda la formación profesional que ello han recibido, eso está avalado por un certificado de título que le ha entregado la institución que los formó. El tema de la idoneidad en el caso de la Iglesia pasa más que nada por el acreditar que el testimonio de vida sea acorde a la asignatura”.

Miranda también habló sobre lo fundamental que resulta hoy para los profesores el valorizar la clase de religión y no transformarla en una catequesis ya que “es muy importante que ellos (los profesores de religión) tengan claro que la clase de religión no es una catequesis, eso es sumamente importante porque, a lo mejor, en un colegio confesional o de inspiración cristiana podría ser factible, pero va a ser muy complicado que la clase ellos la utilicen como una catequesis en un colegio laico, en un colegio municipalizado, donde la población estudiantil es muy heterogenia”. Lo anterior podría provocar que un alto número de apoderados no permita que sus hijos tomen estas clases y ante eso un establecimiento podría pedir al MINEDUC utilizar esas horas pedagógicas en otras asignaturas. 

Patricio Miranda vio con bueno ojos que los profesores de religión católica realicen clases de formación personal ya que responde bien al fin de su presencia en los colegios, ya que ellos son llamados a impregnar en los niños y jóvenes los valores que se desprenden del Evangelio.

 

Fuente: Radio Encuentro

Obispado de San Felipe | Merced #812 | Teléfono: 2510121 | E-Mail: sanfelipe@episcopado.cl